Progenote's blog

23 febrero 2006

Perdone, me llevo el parquímetro



Vamos a ver, yo me considero una persona cívica y pacífica, y además detesto los altercados públicos. Pero comprendo que la desesperación lleve a unos cuantos vecinos a arrancar literalmente los parquímetros de sus respectivos barrios a medida que los van plantando los operarios del SER. Es gracioso, porque cuando vuelven a sembrarlos, vuelven a recolectarlos. Yo quiero que Madrid sea una ciudad ecológica, estén bien cuidadas sus calles y se pueda circular... pero hemos llegado a unos niveles de estafa social que considero inadmisibles. Las calles no crecen y el número de coches sí, y nuestros dirigentes, con el objetivo de crear un dinamismo en las pocas plazas existentes, vital para los comercios de los alrededores, han dejado en la estacada a los vecinos comunitarios, al reducir "sin querer" el número de plazas a la mitad con el ingenioso sistema de líneas verdes y azules. Me parece, no bien sino tolerable, que para regular la masa circulante de coches y fomentar el transporte público se pongan parquímetros, pero sin distinguir zonas azules ni verdes, por favor. Eso es el timo de la estampita. Antes teníamos el doble de plazas en cada calle, ahora con el cuádruple de coches, la mitad. Es una vergüenza: pagamos por el derecho a aparcar en las calles que habitamos y nos vemos obligados a gastar el que menos 120 euros al mes en un parking.


Foto: R.B. - El Mundo.

Etiquetas: ,