Progenote's blog

07 marzo 2006

Médicos y residentes: migraciones y retribución

Copio el texto íntegro publicado en GacetaMedica.com ayer día 06 de marzo del 2006:

ESPAÑA PODRÍA SUFRIR UN DESABASTECIMIENTO EN DIEZ AÑOS

LUCÍA BARRERA | GM MADRID |

¿Existe realmente una 'fuga' de médicos españoles a otros países europeos? ¿Generará esto un desabastecimiento de profesionales en el SNS? Son cuestiones cada vez más latentes en el ámbito sanitario. Lo cierto es que mientras que los foráneos se van, algunas comunidades tienen que contratar médicos extranjeros.

Nadie tiene cifras oficiales, pero muchos tienen la percepción de que cada vez son más los médicos que emigran a otros países de nuestro entorno buscando unas mejores condiciones laborales. Mientras, los servicios de salud de las diferentes comunidades autónomas miran al futuro con recelo e intentan establecer medidas para evitar un desabastecimiento de profesionales sanitarios. Algunas de ellas ya padecen estos problemas que solucionan contratando a médicos de Latinoamérica o de países del este de Europa. GACETA MÉDICA ha hablado con diferentes sectores implicados que ofrecen su visión parti-cular.

El problema comienza ya en el periodo de formación, desde la carrera hasta la especialización de los residentes. Aunque históricamente España ha tenido un superávit de licenciados en Medicina —y aún lo sigue habiendo—, parece que el crecimiento que está experimentando el sistema y la posibilidad de marcharse al extranjero hace que éstos no tengan dificultades para encontrar trabajo y sólo exista un 'paro técnico'.

El verdadero dilema surgirá, según comenta Miguel Ángel García, coordinador de estudios de la Fundación de la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM), dentro de 10-15 años, cuando comiencen a jubilarse los médicos licenciados en los años setenta y salgan del mercado del orden de 6.000 ó 7.000 médicos al año. Entonces, puntualiza, habrá especialidades "en las que haya recambio y otras en las que no" y los médicos se concentrarán por tanto, en las comunidades con mejor retribución.

Con todo, parece que la solución no pasa por aumentar el número de alumnos en las aulas, algo que para el secretario de la Conferencia de Decanos de las Facultades de Medicina, José María Peinado, sólo reduciría la calidad de la formación si no va acompañada de un aumento de medios. El ingreso de 20 alumnos más por año en práctica clínica provocaría que los recursos actuales fueran insuficientes.

La otra vía que se plantea, la de aumentar las plazas de residentes, tampoco parece por sí sola ser una tabla de salvación. Para García, esto es precisamente lo que se está haciendo ahora sin mucho resultado. Hoy en día, en España salen unos 4.300 licenciados por año y la última convocatoria de plazas fue de 5.800, por lo que hay 1.500 plazas más que se cubren con médicos que hacen otra especialidad o bien con gente de fuera de España —que pueden irse fuera tras acabar la residencia— por lo que "no se está aumentando el número de médicos sino reorientando los flujos".

El hecho es que formar médicos para que vayan fuera a trabajar no repercute en el beneficio social y esto ya está sucediendo. Según los cálculos de CESM, puede haber fuera unos 5.000 médicos españoles. Los destinos preferidos son, sobre todo, Inglaterra —donde las retribuciones son mejores a pesar de que el horario es más cargado— y Portugal —con mejor reconocimiento profesional y salario y fronteriza con España—; aunque también Francia —porque tiene carencia en algunos de los departamentos del Pirineo— y Alemania y Suecia —donde han comenzado una campaña de reclutamiento—.

Mientras, algunas comunidades autónomas con necesidad urgente de especialistas ya han tomado una primera medida: contratar a especialistas de otros países. Un ejemplo significativo es el de la comunidad extremeña que, como explica el subdirector de Atención Especializada del Servicio, Juan Carlos Bureo, lleva unas dos décadas contratando a médicos de Latinoamérica aunque en los dos últimos años han acudido a Polonia "para intentar cubrir los déficits" y cuentan ya con 20 profesionales de esta nacionalidad entre anestesistas, radiólogos, traumatólogos, cirujanos vasculares y generales, neurocirujanos y urólogos. Probablemente en los próximos 20 días lleguen ginecólogos. En esta misma línea, Canarias ha contratado a médicos cubanos por la escasez asociada a la insularidad.

Otros servicios también han iniciado trámites. En concreto, el de Castilla-La Mancha, donde su director general de Asistencia Sanitaria y su jefe de Área de Atención Especializada viajaron a Polonia para contratar a 30 especialistas anestesistas, traumatólogos, radiólogos y cirujanos el mismo día en que se negociaba la Oferta Pública de Empleo. Cataluña por su lado, también ha comenzado a negociar para contratar a unos 50 médicos entre anestesistas, pediatras, ginecólogos y radiólogos de diferentes países que van desde Colombia —donde ya hay candidatos— hasta Marruecos o los países del Este de Europa.

Sin embargo, varias fuentes consultadas señalan el peligro de que algunos de los profesionales no estén lo suficientemente preparados, especialmente los procedentes de Latinoamérica. Especialmente crítico a este respecto es José Ramón Oncins, coordinador de Juriscesm, que aseguró que es mejor no necesitar un anestesiólogo en una zona como la Costa Brava porque "el 90 por ciento de estos especialistas no tiene el título reconocido" en España y además "no conocen la farmacopea".

Esta preocupación también tiene eco en las facultades donde las pruebas de conjunto —a las que se someten las personas que no tienen la homologación directa del título— son superadas por pocos alumnos. Desde Educación, especifica Peinado, envían a médicos que siempre tienen un déficit "en anatomía, estadística o medicina legal", sin embargo, a la hora de hacer las pruebas se encuentran con déficits formativos mucho más graves y a pesar de ello, algunos les comentan "que ya están trabajando".

Otras comunidades consultadas como Andalucía o Madrid aseguran no tener que recurrir, de momento, a la contratación de médicos extranjeros y hacen hincapié, para evitar el desabastecimiento, en el incremento de númerus clausus y plazas de residentes.

Con todo, parece que la solución es compleja y debe ser global: desde las facultades hasta las mejoras laborales. En este último aspecto, el coordinador de estudios de CESM califica de básico el avance en la carrera profesional —con un aumento salarial y sin desigualdades territoriales—, la adopción de medidas que concilien la vida familiar con la profesional o permitir ampliar voluntariamente la edad de jubilación a los 70 años. Así se conseguiría "la fidelización de los médicos españoles" y que aquéllos que se han ido a trabajar fuera, regresen.

Imagen: pinchar aquí

Etiquetas: ,