Progenote's blog

20 octubre 2006

La invisibilidad parece científicamente posible

Según se acaba de publicar en el diario El País, los científicos acaban de demostrar que es posible la invisibilidad de los objetos.

Paralelamente, ayer, en un reportaje en el Discovery Channel, un pensador excéntrico apuntaba que los avistamientos de OVNIs, que han sido tan discutidos desde tiempos memorables, no son más que cambios en la frecuencia de las ondas electromagnéticas que nuestra tecnología permite captar de aquello que avistamos. Explico esto en otras palabras: nosotros sintonizamos una onda de radio determinada y no otra, por eso escuchamos música en un dial y no las noticias que da otra frecuencia, lo cual no significa que la otra onda no esté presente en el medio aréreo y se estén emitiendo noticias. Que no podamos captar una señal, no significa que no esté ahí delante. Es decir, si pudiésemos sintonizar adecuadamente la frecuencia que los supuestos OVNIs usan en sus avistamientos (si es que son reales dichas apariciones), serían algo más que parcialmente visibles. Esta idea es más o menos en la que se basa el proyecto SETI@Home, que rastrea y discrimina con radiotelescopios mensajes muy simples de contaminación acústica, una frecuencia en la que supuestamente contactarían los extraterrestres con nosotros, que no es más que la de resonancia del hidrógeno, componente mayoritario del universo.

No se a ustedes, pero a mi este hallazgo de la invisibilidad de los materiales me pone los pelos de punta... más que nada, porque esa futurista idea de un Depredador (Predator) invisible a nuestros ojos, de un Frodo Bolsón de la edad media poniéndose el anillo de Sauron y luchando contra los Nazgul, de Harry Potter con su capa de la invisibilidad o cualquiera de las naves espaciales futuristas invisibles de Star Trek, dejarían de ser mera ficción, para convertirse en realidad tangible.

Como aplicaciones interesantes de este posible descubrimiento tendríamos los aviones Stealth camuflados del ejército para misiones aéreas de espionaje, o simplemente una manera de ocultar radares de las autoridades, por no entrar en el camuflaje de las bases sin filiar del ejército o entidades de relevante peso gubernamental como presidentes o miembros de la realeza, expuestos a atentados en cada uno de sus desplazamientos públicos.

En definitiva, si esto llega a hacerse realidad, se nos podría ocurrir todo un universo de aplicaciones, eso sí, con bastantes más opciones a acabar dicha técnica en manos del oscuro mundo del espionaje y subterfugio.

Algún día escribiré algo sobre mi particular percepción de lo que es el mundo visible en realidad. Un anticipo sería lo que yo denomino "tinieblas electromagnéticas", pero esto es motivo de otro post.

Querido lector: hágame caso y sea cauto. No hable más de la cuenta aunque se halle en la más estricta soledad, podría haber un duendecillo de tez verde y enormes y globulosos ojos negros camuflado justo detrás suya, tras una frecuencia electromagnética imperceptible para su ojo. Queda avisado.

Etiquetas: ,