Progenote's blog

13 febrero 2007

Choque de cometas en la nebulosa Helix

Según informa la página web de la NASA, el telescopio espacial Spitzer ha registrado los efectos del choque de dos cometas que sobrevivieron a la muerte de su sol, en la constelación de Acuario, y que fue el origen de lo que hoy conocemos como la nebulosa Helix, distante de nosotros a 700 años luz.

Los astrónomos habían estudiado la enana blanca en el centro de la nebulosa, pero no se había encontrado tanta basura cósmica hasta ahora, momento en que el telescopio Spitzer ha captado el resplandor de un disco circular alrededor del resto estelar a una distancia de 35 a 150 unidades astronómicas (nota: 1 unidad astronómica son 150 millones de kilómetros), cuyo origen ha sido achacado a la colisión de dos cometas que seguían orbitando en las afueras del sistema de la enana blanca.

Por otro lado, gracias al hallazgo del Spitzer de actividad planetaria alrededor de la enana blanca, se ha podido establecer una hipótesis por la cual el telescopio alemán de rayos-X Röntgensatellit y el observatorio Chandra de rayos-X de la NASA habían estado captando importantes cantidades de rayos-X altamente energéticos supuestamente provinientes de la enana blanca, pero cuya temperatura (unos 110.000º K) sería incapaz de justificar: podría haber una estrella oculta acompañando a la enana blanca.

Como se puede observar, la nebulosa Helix presenta ciertamente la apariencia del ojo de un monstruo. La imagen de infrarrojos tomada por el Spitzer muestra en azules y verdes los gases exteriores, la enana blanca como un punto blanco en el centro de la imagen, y en rojo las capas finales de gases remanentes a la muerte de la estrella. El rojo interior más brillante, alrededor de la enana blanca, sería el disco de basura cósmica cuya existencia estaría justificada por el choque los dos citados cometas.

Pinchen aquí los amantes de las imágenes astronómicas de alta resolución (tamaño: 7 Mb).

Etiquetas: ,