Progenote's blog

18 abril 2007

Víctimas del 11-M: 192 acordes sin notas

Soy voluntario del SAMUR- Protección Civil de Madrid y el día del 11-M estuve echando un cable en la plataforma que se había organizado en la IFEMA, porque a los que llegamos a mitad de mañana a Legazpi (nuestro antiguo parque de ambulancias) no nos dejaron hacer nada en la acordonada estación de Atocha; el autocar del cuerpo de voluntarios nos llevó allí, estuvimos esperando en medio de la incertidumbre y la paranoia, y luego nos llevaron de nuevo al parque porque la situación no requería nuestra ayuda... Sin embargo Pedro, Charli -dos de mis amigos- y yo quisimos echar una mano por nuestra cuenta en el IFEMA. Algún día dedicaré unas líneas a relatar lo que viví esa larga noche.

Con este post no pretendo ser el protagonista de una de mis batallitas personales, ni mucho menos. Esta historia no tiene héroes, sólo víctimas, malvados despiadados y 192 finales que aún están por escribir. Los únicos protagonistas de esta tragedia son los afectados directos o no por el crimen acontecido ese jueves 11 de marzo del 2004.

Estoy leyendo las declaraciones de los afectados y las familias de las víctimas y, a parte de erizárseme el pelo, siento un profundo y sentido dolor por ellos, por haber perdido parte de sus vidas. Cuántos futuros truncados sin justificación posible más que la propia maldad humana.

Aprovecho estas líneas para manifestarles mis condolencias, mi más sentido pésame, y todas las fuerzas y ánimos desde lo más hondo de mi persona para que puedan tirar pa'lante.

No creo que Dios olvide el dolor y la crueldad de este crimen, pero seguiré rezando para recordárselo y que así todos y cada uno de los asesinos y desalmados terroristas acaben por arder en el infierno, aunque como todavía quizás alguno tendrá suerte y vivirá años, sólo espero que la justicia española no nos decepcione y haga lo pertinente para que se pudran en la miseria de la cárcel.

Señores jueces, fiscales y letrados: apliquen la justicia con rigor y sin piedad. Háganlo no por ustedes mismos ni sus conciencias, sino por humanidad. Por esas 192 familias desterradas al rincón del llanto ahogado, del dolor sordo, la angustia y las pesadillas. Escriban 192 finales justos. Permitan que reposen 192 almas en la almohada de la justicia. Condenen con dureza 192 asesinatos. Arrebaten permanentemente la libertad de los causantes de 192 privaciones a una vida. No perdonen que hayan quedado inconclusos 192 proyectos vitales. Limpien la sangre derramada de 192 humanos. Y apoyen a 192 familias con dinero y ayudas de todos los tipos.

No existe instrumento que pueda llenar el vacío de 192 acordes sin notas. Sólo el requiem de la condena podrá acompañar al silencio.

D.E.P los inocentes que faltan.

Progenote.

Etiquetas: , ,