Progenote's blog

16 abril 2008

La mujer que llora

Cuando tú reposas en paz, ella llora. Durante el silencio de la noche, su mente es una orquesta de emociones. En la pausa de la calma, prosigue su angustia. Cuando disfrutas de tus dulces sueños, los suyos se convierten en pesadillas que arrastran lágrimas.

Está enferma en la planta donde falleció su esposo. Macabra coincidencia.

Hoy le he dedicado más tiempo a una paciente de mi planta. Hace poco que su esposo ingresó en nuestro servicio, donde acabó por fallecer en contra de nuestros deseos. Pero así es la vida, a veces curamos y a veces tan sólo conseguimos que la muerte sea menos penosa, más digna y humana, haciéndola carecer de dolor agónico.

Cuando pasamos planta, esta abuelita de 70 años no sonríe. Su semblante habitual es el frunce del ceño, tiene los ojos llorosos y muestra un ánimo apático. Pero no se trata de mal carácter. Es que su alma ha muerto también. Ni su marido ni ella parecen vivir en este mundo. Ya no hay mecha que la propulse hacia delante. Le da lo mismo vivir que no. Ya no tiene pareja de baile para disfrutar de la senectud por las tardes en Palma...

Sus lágrimas han aflorado cuando le he acariciado la mano durante unos minutos y la he dejado hablar. A veces se despierta sintiendo cómo su esposo le acaricia la cara, pero pronto descubre que él ya no está. Habían vivido 60 años juntos. Sólo entonces me he dado cuenta de cuánto amor unía a esas dos personas.

La paciente me ha dicho que no le hagamos más pruebas, que lo único que tiene es tristeza. Cuánta razón tiene la pobre. No puedo quitarle su pena, pero sí recordarle que puede distraerse y disfrutar de sus nietos e hijos. Aún hay muchas alegrías que disfrutar; quizás no la mayor, pero sí otras que pueden llenar parcialmente ese vacío.

Cuánto tiempo hace falta para ser feliz y en qué poco tiempo se acomoda uno en la infelicidad por caprichos del destino.

Mientras ella hablaba, también me he dado cuenta de que todos podemos encontrar al amor de nuestra vida. Usted también, querido lector. Es factible hallar a alguien que te ame hasta la vejez, por encima de cualquier diferencia, problema o dificultad.

Por un momento mis oídos han ensordecido y me he preguntado si algún día alguien se acordará de mí cuando yo ya no esté. Si recordarán alguna breve hazaña, algún gesto o expresión que me caractericen. Si tal vez algún día alguien eche en falta mi presencia para ir a bailar o mis besos. Me he preguntado qué se sentirá al llegar tu hora de morir. Su esposo sólo repetía lo malo que estaba mientras le acariciaba la mejilla. Seguro que se miraban fijamente.

Ella no lo vio morir; probablemente la sacaron para que recordase a su esposo de otra manera. Lo último siempre se queda grabado y es con lo que se suele vivir.

Qué suerte tiene mi paciente de contar que fue tan amada por otra persona hasta la vejez.

Amad a vuestra familia, novia, esposa e hijos sin límites.

Hacedlo, porque lo único que es cierto, es la propia incertidumbre del destino.

Carpe diem, tempus fugit
.
"Cuando nacemos, nosotros lloramos y el mundo nos sonríe. Si vivimos una vida digna, cuando nosotros faltemos, nosotros reiremos y será el mundo quien nos llore".

"Si ser médico es entregar la vida a la misión elegida,
si ser médico es no cansarse nunca de estudiar y tener todos los días la humildad de aprender la nueva lección de cada día,
si ser médico es hacer de la ambición nobleza, del interés generosidad, del tiempo destiempo, y de la ciencia servicio al hombre que es hijo de Dios,
si ser médico es amor, infinito amor a nuestro semejante...
Entonces ser médico es la divina ilusión de que el dolor sea goce, la enfermedad salud y la muerte vida". (Gregorio Marañón).

Un saludo, Progenote.

Etiquetas: ,

2 Comments:

  • Fomare...

    By Blogger Izhan 'Mini Maldini', at 17/4/08 12:13  

  • Aló. Me he emocionado y conmovido.. Pobrecita!!
    Me apatecía decir o hacer algo para poder ayudar a esa abuelita.. compartir su tristeza y renovarla en alegría, en recuerdo a la mía con la que no pude estar en sus últimos días.. Me rompe el corazón, no hay nada más doloroso que ver una mirada de un ancianito triste… creo yo…
    Tenés un gran corazón. TQM Besitos;@@

    By Blogger Paty, at 17/4/08 21:43  

Publicar un comentario

<< Home